0 elementos

¿Será verdad eso de que los gatos tienen siete vidas? Hoy, en Acorazado Bismarck, os presentamos a uno que, al menos, ha tenido tres vidas. Quién sabe si este dicho será una realidad o simplemente un mito. Sea mito o no, Sam, más conocido como el “insumergible”, fue un gato con mucha suerte, puesto que sobrevivió a tres naufragios durante la Segunda Guerra Mundial.

 

¿Qué hacía Sam el “insumergible” en un navío de guerra?

 

Cuenta la leyenda, que desde tiempos egipcios, los felinos de navío eran parte de la tripulación para ahuyentar a los pájaros. Más tarde, sirvieron como cazadores de los roedores. Probablemente, esta era la misión de Sam, también conocido como Oskar, que ninguna rata ni ningún ratón estuvieran a bordo de las embarcaciones. De esta forma evitaría daños económicos no solo con la mercancía, sino tecnológicamente hablando, además de posibles enfermedades.

 

¿Cuál fue el recorrido del “insumergible” Sam?

 

Este valiente gato, como hemos adelantado anteriormente, fue capaz de sobrevivir a tres naufragios durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Primera tragedia de Sam en el acorazado Bismarck

 

Su carrera empezó en el régimen nazi y, pese a no ser del ámbito del agua, Oskar, por aquel entonces, demostró ser un auténtico sobreviviente en alta mar.  En 1939 inició su primera misión, siendo partícipe de la Operación Rheinübung. Se embarcó, junto a más de 2.000 marineros, en el acorazado Bismark. Más tarde, este buque fue hundido por la flota aliada. De todos los marineros, tan solo se salvaron unas 100 personas y el tripulante felino, que fue encontrado por tripulantes ingleses.

  

Una segunda vida para Sam el “insumergible”

 

Tras este incidente, Sam, como era conocido por sus nuevos acompañantes de aventuras, pasó a vivir sobre el HMS Cossack, que meses más tarde, en octubre de 1941, fue hundido cerca de Gibraltar. El gato fue encontrado trepando por un tablón en medio del mar y fue entonces cuando se le sacó el apodo del “insumergible”, puesto que en dos ocasiones logró salvarse.

 

Sam viaja en el navío que propició la destrucción del acorazado Bismarck

 

Su tercera parada fue en el portaaviones HMS Ark Royal. Un gigante que también participó en el hundimiento del buque Bismarck, el primer navío en el que estuvo el felino.

En noviembre de 1941, Sam se enfrentaba de nuevo a otro hundimiento. El HMS Ark Royal fue torpedeado por un submarino. Afortunadamente, volvió a salir ileso.

 

Sam se desvincula del mundo marinero

 

Cansado de tanto naufragio, se lo llevaron a las oficinas del Gobierno de Gibraltar. Más tarde, lo trasladaron a un hogar para marineros en Belfast, dónde falleció.

A día de hoy, su retrato permanece inmortalizado en el Museo Marítimo Nacional de Greenwich.

 

Retrato de Sam en el Museo Marítimo Nacional de Greenwich.

Retrato de Sam en el Museo Marítimo Nacional de Greenwich.

 

¿Qué te ha parecido esta historia? A nosotros nos encanta. A continuación, te dejamos un vídeo explicativo sobre su historia de ExpertoAnimal.

 

 

Si conoces otras historias curiosas te animamos a que nos las traslades a través de nuestras redes sociales. Estaremos encantados de leerte.

Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar