Franco y Roosevelt, relación en la Guerra Civil Española

Roosevelt y Franco durante la guerra civil

La política de Estados Unidos durante la guerra civil española se encuadra en la política general de no actuación. Roosevelt no entraría en juego ni a favor de la República ni de Franco. Además, hay que destacar el papel dominante que sobre los asuntos europeos ejercían Reino Unido, Francia, Italia y Alemania. Estados Unidos actuaba en bastante sintonía con Francia y sobre todo con el Reino Unido.

 

Roosevelt

 

En 1935, el presidente Roosevelt firmó un Acta de Neutralidad que obligaba al gobierno a establecer el embargo de envíos de armas, municiones y materiales de guerra a todas las naciones que estuviesen en guerra.

En febrero de 1936, una segunda Acta de Neutralidad se aprobó en el Congreso. Esta limitaba más aún las posibilidades de libre actuación presidencial. De este modo, prohibía los préstamos a los beligerantes y a extender el embargo a cualquier nación que entrase en guerra después de que hubiera estallado.

El gobierno estadounidense, siguiendo su política de no interferir en los asuntos internos de otros países, se abstendría escrupulosamente de cualquier injerencia en la situación española. Además calificaba esta situación como desafortunada.

Washington: “ Nuestra política, como ya anunciamos, consiste en abstenemos de cualquier interferencia en la infortunada situación española”

 

Embargo moral de la administración Roosevelt

 

roosevelt discurso

 

La legislación de neutralidad estadounidense no contemplaba la hipótesis de una guerra civil. Así que cuando estalló la contienda en España la Administración Roosevelt declaró un embargo moral. Con él se aprobó en el Congreso una resolución específica para el caso español.

Para que la norma resultara efectiva, continuaba siendo necesaria la declaración presidencial de existencia de conflicto armado, lo que otorgaba a la Casa Blanca el poder de tomar la decisión que considerara más conveniente.

Mientras tanto, aprovechando que la legislación de neutralidad limitaba el embargo al material de guerra (lo que no afectaba los suministros), la Texaco continuó vendiendo grandes cantidades de petróleo a los militares insurrectos españoles, es decir, al bando de Franco.

 

Temor de Roosevelt al expansionismo nazi en el mundo

Los círculos de Washington fueron cambiando de opinión acerca de la Guerra Civil española. Sobre todo ante los temores por el creciente expansionismo nazi y de que el estallido de una guerra en Europa, también la orquestada en España por Franco, terminara desestabilizando el continente americano.

Una primera muestra de ese giro de guion la ofreció el “discurso de la cuarentena”, pronunciado por Roosevelt en Chicago en octubre de 1937. En él el presidente abogaba por establecer “cuarentenas” contra las naciones agresoras para evitar el contagio de la guerra.

Pero esas palabras no tuvieron una traducción práctica. Y, por mucho que destilaran un trasfondo idealista, se trataba en realidad de un cambio dictado por intereses pragmáticos.

Es ahí donde entra en juego la llamada “conexión mexicana”.

Ante la situación de inestabilidad que atravesaba México −donde Lázaro Cárdenas nacionalizó el petróleo en 1938 y había desatado los rumores sobre la posible insurrección derechista−, Washington temía que una victoria fascista en España alentara la aparición de un “Franco mexicano” aliado de los alemanes.

Los bombardeos de la Alemania nazi y la Italia fascista en España demostraron que una potencia extranjera podía intervenir en un tercer país sin necesidad de un gran despliegue de medios. Y la presencia de un régimen títere de los nazis en la misma frontera estadounidense intranquilizaba a la Casa Blanca, ya  que podía acercar de forma peligrosa la posibilidad de un ataque aéreo de los alemanes.

 

bombardeos franco

Rectificación en la legislación de neutralidad

En noviembre de 1939 se modificó la legislación de neutralidad para abrir el comercio de material bélico con un país en conflicto, tras el estallido de la guerra en Europa.

La amenaza nazi y, con ella, la de la expansión mundial del fascismo, había dejado de ser un futurible. Para la causa republicana española, la rectificación llegaba demasiado tarde, demora que fue determinante para las posibilidades de victoria de Franco.

Como han señalado desde hace años historiadores bien documentados, fue la intervención y, sobre todo, la no intervención de las potencias extranjeras lo que decantó la balanza a favor del bando de Franco durante la Guerra Civil Española.

En febrero de 1939, cuando la guerra en España llegaba a su fin, el propio Roosevelt reconoció públicamente su error.

Roosevelt y Franco claramente tenían puntos de vista opuestos relativos a la guerra civil española. Fueron dos personajes contrapuestos, que no congeniaron, ya que tenían formas de ver el mundo muy distintas.

 

En Acorazado Bismarck contamos con una selección de objetos relacionados con la Guerra Civil Española. Para saber más acerca de ellos, pincha aquí.

 

Franco y Roosevelt, dos puntos de vista opuestos

 

En marzo de 1945, poco antes de morir de forma repentina, Roosevelt admitiría que en el mundo que se abriría tras la inminente victoria militar contra la Alemania nazi no habría lugar para gobiernos fascistas.

También aclaró que el mantenimiento de relaciones diplomáticas con España no se debía interpretar como una aprobación del régimen franquista y de su partido único. Para Roosevelt el bando de Franco era abiertamente hostil a Washington y había tratado de extender las ideas fascistas al hemisferio occidental.

Los Estados Unidos no quisieron asumir durante el período de entreguerras el papel de liderazgo político mundial que sí estaban ejerciendo en el terreno económico. Hasta que no fue ineludible confrontar el fascismo con las armas, la política exterior estadounidense estuvo caracterizada por la preocupación obsesiva por conjurar la revolución.

¡Compartir esta Entrada!

Sobre el Autor: Connektem sd

0 Comentarios

Dejar comentario

Su correo electrónico no sera publicado.

Abrir chat
1
¿Tienes alguna consulta?
Pregúntanos

Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar