0 elementos

Este blog lo escribimos con el pretexto de la celebración del Día Europeo de la Música, que se celebra cada 21 de junio. En Acorazado Bismarck hemos considerado conveniente tratar este tema esta semana, ya que es interesante ver cómo se utilizó la música como arma de adoctrinamiento por el Tercer Reich. Esperamos que os guste este tipo de contenido un poco más diferente de lo que estamos acostumbrados.

De hecho, la Reichsmusikkammer o Cámara de música del Reich fue una institución nazi que promovía la «buena música alemana». Esta estaba compuesta por arios y era coherente con los ideales nazis.

Además, suprimía otra música «degenerada», que incluía la atonal, jazz y la de compositores judíos. Joseph Goebbels y la Reichskulturkammer (Cámara de la Cultura del Reich) fundaron el Instituto en 1933 y funcionó hasta la caída del Tercer Reich en 1945.

La cámara exaltó a algunos autores, concretamente a Beethoven, Wagner, Bach, Mozart, Haydn, Brahms, Bruckner y similares. Además, una de sus funciones principales era legitimar culturalmente la supremacía mundial de Alemania.

Estos compositores y su música fueron reinterpretados ideológicamente para ensalzar las virtudes alemanas y la identidad cultural.

 

Antecedentes

Ante la necesidad alemana de grandeza por el fracaso en la Primera Guerra Mundial y el odio creciente a los judíos, Hitler encontró en Richard Wagner un refugio musical en el que apoyarse. Con grandes paralelismos entre las obras de Wagner y lo que el dictador alemán creía que los judíos implicaban para los alemanes.

Richard Wagner fue reconocido por sus obras dramáticas y su dilatada carrera como compositor clásico, impulsor del romanticismo y la teatralidad musical. A pesar de que se le atribuyen ciertas raíces judías, y de haber nacido y crecido en la judería de Leipzig, Wagner firmó obras con claro contenido antisemita como El anillo de los Nibelungos Parsifal.

Por esta razón Wagner fue tan influyente en el Führer ya que, como él mismo decía: «Reconozco a Wagner como mi único predecesor. Lo considero como una figura profética suprema». En los discursos de Hitler se apreciaría más tarde y de manera clara la similitud entre el leitmotiv de las obras del compositor y las palabras del Führer.

 

La música y el Tercer Reich

La integración de la música en la propaganda nazi se remonta a años antes de que el partido alcanzara el poder en 1933. El Reich implementó deprisa la idea sobre la importancia de la música, incluyéndola hasta en los detalles más pequeños. Se compusieron canciones específicas para el Reich que, de habituales, se convirtieron en repertorio estándar, como el himno de la Wehrmacht «Horst Wessel Lied» o el himno de Alemania «Deutschland, Deutschland über Aller».

Dados los precedentes, la música fue utilizada en la propaganda nazi, entre otras cosas, para adoctrinar un país. Se consideraban un pueblo con una cultura musical muy arraigada. De esta manera, y para ser consecuentes con sus ideas, necesitaban limitar la variedad existente en la época. Poco a poco se fue rechazando a los músicos judíos, con el objetivo de erradicar cualquier atisbo de judaísmo en la música alemana, para que los propios músicos alemanes pudieran trabajar codo con codo.

Así las cosas, la música en el Reich debía cumplir ciertos estándares. Se limitó la promoción del arte y la música, y muchos artistas o sus obras eran rechazados. Se impusieron reglas estrictas para poder llegar a ser músico en la Alemania nazi.

Por un lado, había que ser miembro leal del partido nazi y poseer un gran talento musical para ser aceptado como músico. Esto aseguraba el trabajo. Por otro lado sería aceptada cualquier persona no judía que se considerara un genio musical y fuera miembro de la Cámara de la Música del Reich. Con todo ello trataban de justificar su elección de la buena música.

Además, se prohibía el jazz y el swing que triunfaban en Estados Unidos, de la mano de artistas como Benny Goodman y Bing Crosby. Culpaban de la corrupción de su música a los judíos, como permanentes objetivos de las críticas alemanas.

Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar