0 elementos

Las granadas de mano son básicamente pequeñas bombas que se lanzan al enemigo para atacar o defenderse. Funcionan de manera más o menos uniforme considerando sus variados propósitos. La poderosa explosión resultante causa ondas de choque y dispersa fragmentos de metal a alta velocidad, causando lesiones por astillas.

Los soldados son los encargados de lanzar estas armas, que tienen un sistema de seguridad. Generalmente un anilla, que cuando se quita garantiza de cuatro a seis segundos antes de explotar. En el caso de granadas de impacto que también se lanzan, la granada se detona cuando choca con el objetivo.

A pesar de su gran utilidad, las granadas de impacto generan un poco de aprensión por la falta de un sistema de seguridad. Aunque, las granadas de mano también tienen sus limitaciones. La mala calidad de producción o la exposición al fuego enemigo en un intento de lanzar pueden poner en peligro la eficiencia del arma.

 

Granadas de mano: orígenes

Las primeras granadas registradas fueron del siglo VIII d.C., armas incendiarias del período bizantino conocidas como «fuego griego«.

Las primeras granadas chinas tenían una carcasa de metal y un relleno de pólvora. Las granadas entraron en uso militar, generalizado en Europa en el siglo XVI. Este artefacto de guerra fue utilizado por los granaderos, que eran tropas especiales, esto en los siglos XVII al XIX.

Las primeras granadas eran bolas de hierro vacías llenas de pólvora e iluminadas por una mecha quemada lentamente envuelta en polvo seco y húmedo.

Durante el siglo XVII, los ejércitos comenzaron a formar divisiones especializadas de soldados entrenados para lanzar granadas. Estos especialistas fueron llamados granaderos y, durante un tiempo, fueron considerados combatientes de élite; por las Guerras Napoleónicas (1796-1815), los granaderos de élite dejaron la granada jugando para combatir asedios directos.

En el siglo XIX, con la mejora de las armas de fuego en aumento, la popularidad de las granadas disminuyó y cayó en desuso.

Se utilizaron ampliamente por primera vez durante la Guerra Rusojaponesa (1904-1905). Las granadas de mano de la Primera Guerra Mundial se pueden describir como latas vacías llenas de pólvora y piedras, con una mecha primitiva.

 

Granadas que forman parte de la historia

Granada de mano o de palo M-24 

soldados-wehrmacht    Granada de palo M24 Stielhandgranate

Este tipo de granada se convirtió en un arma fácilmente reconocible en su época por sus singulares dimensiones y por llevar un bastón de apoyo. Su diseño estaba compuesto básicamente por un palo de madera unido a una base metálica cilíndrica, siendo esta la propia granada.

La granada de mango fue introducida en 1915 y el diseño se desarrolló en la Primera Guerra Mundial. El detonador era de fricción. Este método era poco común en otros países, pero ampliamente usado en las granadas alemanas.

La granada se componía de un mango hueco con un detonador y una cabeza explosiva en un extremo. Dentro del mango hueco, una cuerda con una bola de porcelana iba atada al detonador.

La cuerda se mantenía en su lugar por una tapa desmontable en la base. Para usar la granada se desenroscaba la tapa de la base, permitiendo a la bola y a la cuerda caer. Al tirar de la cuerda, esta arrastraba una varilla de acero a través del detonador, causando que se encienda y comience el pre-detonamiento de cinco segundos.

Las primeras granadas de mango o de palo llevaban su cuerda al descubierto, la cual salía del mango cerca del fondo (en lugar de ir dentro de este, cubierta por la tapa desmontable de la base). Esto causó que las cuerdas tuvieran una tendencia a enredarse y accionar las granadas cuando los soldados alemanes las llevaban encima, causando severas (y usualmente fatales) heridas.

En este artículo puedes descubrir más curiosidades sobre estas granadas de palo.

 

Granada de mano MK 2 o piña

granada de mano IIWW    Granada de mano MK 2 o Piña

Este tipo de granada fue empleada en los Estados Unidos durante  la Segunda Guerra Mundial. La granada Mk II es un tipo de granada de fragmentación introducida por las fuerzas armadas estadounidenses en 1918.

Aunque el Mk1 también tiene un diseño de »piña», fue el Mk II el que se conoció de esta manera, quizás por su forma un poco más ovalada. Una vez que se quitaba el anillo de metal, el temporizador se activaba durante aproximadamente cinco segundos y luego continuaba el tono.

Tras la detonación, su cuerpo de hierro se rompía en varias direcciones, causando daños por fragmentos básicamente en todo lo que se encontraba en el radio de la explosión.

También con un diseño suave y acorde con el resto de las granadas de la época, el modelo 39 cabía cómodamente en la mano, de unos 7 cm de largo y 51 cm de diámetro. La variante base del modelo tenía un tiempo de detonación de 4,5 segundos, impidiendo que el enemigo capturara el granada lanzada y arrojada hacia atrás.

El Modelo 39 también podría equiparse con un «fusible instantáneo» con fines de captura cuando se necesitaran detonaciones rápidas, muy útil para una fuerza militar desesperada o en retirada.

El modelo 39 resultó efectivo durante todo el conflicto debido a su facilidad de uso y transporte. La infantería pudo lanzar este modelo más lejos que su primo, el modelo 24, aumentando el valor táctico del francotirador en el ataque a un enemigo atrincherado.

 

Si te gustan las armas antiguas que han marcado toda un historia, vista nuestra tienda. Disponemos del mayor catálogo del mercado de réplicas de armas. Válidas para multitud de usos como pueda ser atrezzo, decoración, coleccionismo, etc.

Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar