Putsch de Múnich, la historia de un golpe de estado fallido

NSDAP-Versammlung im Bürgerbräukeller, München

Putsch de Múnich fue la primera piedra en la escalada de Hitler hasta el liderazgo.

Situémonos. Otoño de 1923, Munich. Dos años antes Hitler se había convertido en el líder del Partido Socialista Obrero Alemán. Su partido rechazaba el Tratado de Versalles que dio punto y final a la I Guerra Mundial, donde se ponían compromisos militares y económicos al gobierno Alemán dirigido por el Friedich Ebert, presidente de la República Federal Alemana. Hitler, deseoso de derrocar al Gobierno, realizó diferentes reuniones con partidos de derechas, afines al Gobierno Italiano, encabezado por Benito Mussolini, líder del partido Nacional Fascista Italiano, que acabada de ser nombrado en el mismo año que Adolf Hitler.

Esta situación económica adversa en el país, con un marco alemán completamente devaluado y un valor del partido socialista en alza hizo que Hitler se planteara un golpe de Estado. Este hecho tenia que ser en un lugar muy concurrido y con gran afluencia, donde se viera el potencial social y militar del líder socialista. Por ello, se presentó en un acto del partido republicano en la cervecería muniquesa Bürgerbräukeller, un local con capacidad para 1830 personas. Junto con sus hombres de confianza subió al escenario con gran dificultad por el tumulto ocasionado.Pasadas las 20h de la tarde, Hitler disparó al aire, colocando a sus hombres en los accesos y anulando a la policía allí presente, se acercó al micrófono y dijo:

“Ha estallado la revolución nacional. Seiscientos hombres armados ocupan la sala. Si no se restablece la calma de inmediato, se colocará una ametralladora sobre la galería. El Gobierno bávaro queda destituido y se ha formado un gabinete provisional.”

Seguidamente, mandó tranquilidad a los asistentes y cogió a los oradores Von Kahr, Von Lossow y Von Seissler a una sala contigua donde negoció con ellos las condiciones del Golpe. Su meta era la presidencia del Gobierno Alemán, dando ministerios y jefaturas a los 3 arrestados. Estos aceptaron y salieron victoriosos frente a la multitud para difundir el acuerdo. Los partidarios de Hitler se agolparon en la puerta para vitorearle, mientras que los miembros del Gobierno junto con la policía permanencian rehenes en una habitación paralela.

Hitler, viendo el gran recibimiento a tal atrocidad, confió en Von Kahr, Von Lossow y Von Seissler y les dió permiso para marcharse a casa mientras él y sus hombres continuaban organizando el nuevo gobierno. Estos 3  se pusieron de inmediato en contacto con el ejército, la policía y los medios de comunicación para denunciar el golpe de Estado. Desde un cuartel general estos 3 hombres difundieron el Golpe por radio a todas las comandancias.

Milicianos nazis durante el golpe de Estado.

La desorganización les hizo fracasar

La mañana siguiente al 8 de noviembre del 1923, día del Golpe de Estado, los insurgentes pretendían acceder a los ministerios del Gobierno Bávaro, cosa que les fue imposible por la fuerte presencia policial y militar, quienes continuaban fieles al Gobierno Republicano. Hitler, incansable, reunió a mitad mañana a más de 2000 partidarios y se dirigió al centro de la ciudad. Al llegar les esperaba la policía, quienes no dudaron en disparar, matando a varios de sus hombres e hiriendo a otros. Murió  Ulrich Graf, uno de los hombre de confianza y guardaespaldas de Hitler, quien recibió una bala por él. De su sangre se dice que es el mito de la bandera nazi (Blutfahne).

Hitler, malherido, intentó huir sin éxito, siendo detenido y juzgado por alta traición. Pasó apenas 5 años en la cárcel. Su partido fue ilegalizado, cerrando sus sedes y prohibiéndose toda publicidad sobre él. Esta decapitación en su partido hizo que saliera de la cárcel con mayor poder y con dotes de mártir. Por ello, consiguió el ansiado poder absoluto de su partido y una organización mejor estructurada que le llevara al Gobierno.

Pieza conmemorativa Putsch de Múnich

Esta insignia Gau de 1923 grabada Munich por el Partido Socialista Obrero Alemán conmemora el fallido levantamiento del 9 de noviembre de 1923 en Munich.

Puedes adquirirla PINCHANDO AQUÍ

 

 

 

¡Compartir esta Entrada!

Sobre el Autor: Connektem sd

0 Comentarios

Dejar comentario

Su correo electrónico no sera publicado.

Abrir chat
1
¿Tienes alguna consulta?
Pregúntanos

Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar